viernes, 8 de abril de 2011

Carretas Peregrinas


Dos semanas antes de la Semana Santa, al empalme Guanacaste de la ciudad de Nandaime, en el departamento de Granada, comienzan a llegar rústicas carretas haladas por bueyes. Llegan de una en una, o en grupo de varias. Llegan de diferentes sitios de Nicaragua; de Carazo, de Masaya, de Granada, de Rivas. Aquí se reúnen y llegan a ser mucho más de un centenar. Estas son las Carretas Peregrinas, alistándose para su habitual travesía.

El recorrido es muy lento, y tiene como motivo una fervorosa devoción religiosa. La extendida fila de carretas en procesión tarda cuatro días en llegar a su destino: el Santuario de Popoyuapa, ubicado en San Jorge, Rivas, en dónde realizan una misa campal. El objetivo de los peregrinos es dar muestras de agradecimiento y fe a la imagen de Nuestro Señor del Rescate de Popoyuapa, a la que atribuyen milagros acontecidos en sus vidas. Esta tradición, según se sabe, se realiza desde hace más de un siglo.