jueves, 29 de noviembre de 2007

Celebración de La Purísima en Nicaragua


(Tradición nicaragüense, del 28 de noviembre al 7 de diciembre de cada año)

¿Quién causa tanta alegría?

¡La concepción de María!

Los nicaragüenses celebran los 7 de diciembre con gran solemnidad la Purísima Concepción de María desde los primeros momentos de la vida colonial. Purísima que para los católicos es pura en el grado más alto que se pueda reconocer a un ser humano, y para efectos pura como mujer sin pecado original. La Iglesia Católica celebra con gran solemnidad este privilegio de María, nueve meses antes de su nacimiento.

La celebración se empezó a realizar en España y en los entonces llamado “Reino de las indias” desde varios siglos antes de sus santidad Pío IX declararse oficialmente como verdad de fe la Inmaculada Concepción de María. La evangelización, según documentos históricos, se estableció en territorios que hoy conforman los pueblos de Hispanoamérica, las diferentes órdenes religiosas misioneras fueron imprimiendo su propio estilo de evangelización sobresaliendo entre ellas la orden de los frailes franciscanos, muy inclinados a las expresiones del canto, música, el teatro popular para hacer las celebraciones más vivas, y accesible al indígena los cultos religiosos.

De esta forma muchas creencias se han mantenido vivas por la población que participa activamente, pero es con la celebración de la Purísima por cuanto cada familia sale a la calle a gritar ¿Quién causa tanta alegría?”, y los otros responden ¡La concepción de María!, como una forma de homenajear a la Virgen.

Fiesta en la que todos participan y que tiene como norma general en casi todas las ciudades; los rezos, cantos de novenas, cultos populares, el regalo de cajetas, pitos, matracas, limón dulce, caña, y otros enseres, alrededor del altar mientras se canta a la Virgen Purísima.