jueves, 3 de abril de 2008

El Madroño: árbol nacional de Nicaragua

(Calycophyllum candidissimum)

Las razones que lo convirtieron en Árbol Nacional, se debe a que tiene que ver con su aporte a la celebración de la Purísima Concepción de María y su inconfundible olor.

Se han impulsado fuertes campañas por varios organismos ambientalistas para salvarlo. Se establecieron viveros de madroño en muchas alcaldías del país y fue sembrado en parques, bulevares, escuelas y cooperativas de la jurisdicción y se realizaron concursos para premiar a la finca que tuviera más madroños.

Hoy no hay bosques de madroño como en 1970, pero definitivamente hay más árboles que en 1990 cuando casi estuvo en peligro de extinción, ahora el madroño está más distribuido en todo el país.

El madroño se desarrolla a temperaturas de 26 grados centígrados, con promedio de precipitación anual entre 1,200 y 1,700 milímetros, entre los cinco y los 500 metros sobre el nivel del mar. En Managua se pueden apreciar varios de estos árboles en la Avenida de las Naciones Unidas.

Crece comúnmente en la Costa del Pacífico y cuando florece (en los meses de noviembre a febrero) adquiere el aspecto de una masa blanco cremosa uniforme, que lo destaca entre las tonalidades verdes del bosque seco tropical.

Sus ramas en esa época, cortadas en tamaños adecuados, se usan para adornar altares de la Purísima; y la sutil fragancia de sus flores se incorpora al humo del incienso, al fervor de los cantos y a la algarabía popular.

Al Madroño se le da el nombre de Harino y Alazano en Panamá; de Urraca en Honduras; de Camarón en México; de Sálamo en Costa Rica, así también se le denomina en algunas regiones de Nicaragua. Crece en México, Cuba, Centroamérica y hasta la parte norte de la América Sur, con altura media de 15 a 20 metros; de ramas flexibles, color rojo marrón, lustrosas, generalmente con escamas.

Su fina madera es pesada, fuerte, de grano fino, elástica y fácil para ser elaborada; se emplea en mangos de herramientas, postes, leñas y carbón. Los ranchos de antes lucían tirantes, soleras y cumbreras del fuerte madroño. En los Estados Unidos se fabrican arcos con ella. su combustión presenta poca emanación de humo.

En diciembre los árboles de algunas zonas del mundo se cubren de nieve y en Nicaragua, los Madroños se visten de blanco. Durante los primeros diez meses del año pasan casi inadvertidos, confundiendo su verde con el verdor de los demás árboles.

En noviembre, empieza a clarear sus hojitas, hasta vestirse todos del manto níveo, blanco, que los caracteriza. Saludan los aires dicembrinos con el cimbrear de su silueta que, de lejos, parece una vela agitándose en el mar verde del follaje campestre, proclamando al viento el privilegio de ser el árbol nacional de Nicaragua.

Los madroños huelen a Diciembre, evocan golosinas, petardos y sones de Pascua. Los diciembres huelen a madroños en flor.

5 comentarios:

isabel dijo...

Me ha sorprendido encontrar esta entrada para "madroño". En España, y más concretamente en su capital,Madrid, de donde es también el árbol que aparece en su escudo, el madroño es otra especie,el"arbutus unedo", que no tiene nada que ver con el nicaragüense.
Qué curioso.

Mendoza dijo...

Son especies diferentes, ya he visto el español, muy lindo también.
Es un árbol frondoso que en el campo puede alcanzar alturas de mas de 10 metros.

En diciembre florece y emana un aroma agradable que se siente allá a lo lejos. Para la celebración de la Virgen María (La Purísima) en diciembre, los altares se adornan principalmente con la flor de madroño.

Su aroma, su frondosidad y la utilización en las celebraciones de diciembre, son algunas de la razones por la cuales fue escojido como el árbol nacional.

Anónimo dijo...

si estoy inpresionada :)

Anónimo dijo...

estaba investigando sobre el arbol de mi pais y no sabia q fuera tan asombroso y lo q mas me gusta ver es su vestimenta d blanco en dicienbre

sam dijo...

me gusta su imagen cuya hojas son verdes