martes, 20 de abril de 2010

Pedro Selva, gloria del beisbol nicaragüense (1944 - 1998)

Casi cinco triples coronas

Por Manuel Genet, El Nuevo Diario

Es único en su clase. Pedro Selva, quien nació el 30 de marzo de 1944, escribió páginas gloriosas en el béisbol nicaragüense, ya que es el único pelotero que ha conseguido cuatro Triples Coronas de bateo y estuvo a punto de alcanzar una quinta.

Medía 5'9" de estatura, pesaba 170 libras y era un roble de fuerte. Tiraba y bateaba a la derecha. Jonronero nato, de muñecas privilegiadas que blandía el madero y después el aluminio como palillos de dientes. Pese a su lentitud, no era mal fildeador en el left fielder y tenía un brazo respetable.

Se inicia en los campeonatos caraceños. En 1969 en la Liga Interdepartamental que se denominó "Luis Somoza" y ahí conectó un largo jonrón. A finales de ese año, participó en la Liga "Paco Soriano", antesala de la Primera División, y le conectó jonrón al estelar Juan Oviedo.

En 1970, en que se establecieron los Campeonatos de Primera División, jugó 60 partidos, conectando 4 jonrones y promedio de .234.

Para 1971, Selva demostró su grandeza y la casta de la que estaba hecho. Obtuvo su primer Triple Corona de bateo, de las cuatro que consiguió en su carrera esplendorosa. Ese año bateó para .355, con 16 jonrones y 50 carreras impulsadas.

Su segunda Triple Corona la obtiene en 1972, bateando .348 de porcentaje, con 15 jonrones y 55 empujadas; para 1973 conquista su tercer Triple Corona de forma consecutiva, con .364 de bateo, 16 jonrones y 50 impulsadas. Todas esta fueron con bates de madera.

Ya con el bate de aluminio, en 1975 alcanza su cuarta Triple Corona de bateo, con .346 de porcentaje, 28 jonrones y 84 impulsadas.

En 1976 va por su quinta Triple Corona. Conecta 25 jonrones, impulsa 84 carreras y batea .364. En este último departamento disputaba el título con Pablo Juárez, quien bateaba .366 y le faltaba un juego por realizar. Argelio Córdova, el manager chinandegano, no alineó a Juárez para conservarle el título de bateo y así superar por dos milésimas a Selva, quitándole la gloria de obtener su quinta Triple Corona de bateo.

Selva se retira en 1979 con 150 jonrones y 493 carreras impulsadas. Dominó la década de los años 70's. No hubo pelotero que le pusiera un pie adelante en la ofensiva. Sus estadísticas son consideradas de otra galaxia y puede asegurarse que estos récords son para la eternidad.

El "Bambino" Selva jugó tres Series Mundiales y su aporte en ellas fue determinante para Nicaragua. En 1971, 1972 y 1973, los nicas obtuvieron dos subcampeonatos y un meritorio tercer lugar.

En la Serie de 1971 en Cuba, Pedro Selva estaba en el outfield junto a Ernesto López, Julio Molina, George McKenzie y Julio Cuarezma en su rol de outielder e infielder.

Estando empatados con Colombia, ambos con 6 triunfos y dos derrotas, ambos equipos se enfrentaron y el juego se fue a diez entradas empatados a una carrera. En el décimo inning, tanto Julio Cuarezma como Pedro Selva cometieron errores y le permitieron a Abel Leal anotar la carrera del triunfo con score de 2x1 y se nos escapó el subcampeonato. Terminamos en tercer lugar. Cuba fue Campeón invicto con diez victorias.

En 1972 en Managua, en la XX Serie Mundial, Selva tenía 27 años. Estaba en su apogeo y apoya a la Selección Nacional para lograr el Subcampeonato empatados con los Estados Unidos, con 13 victorias y dos derrotas. Cuba se coronó Campeón con 14-1.

En esta Serie Mundial, las principales figuras nicaragüenses fueron Julio Juárez, el gran pitcher derecho, ganador de 3 juegos sin derrota, vencedor del coloso cubano en noche grandiosa; Pedro Selva, un bateador estupendo que se dio el lujo de batear de hit en los 15 partidos, repartiéndole leño a los más prestigiados tiradores; el inicialista Calixto Vargas, al que se le escapó el título de bateo en el último día, pero que se destacó por ser uno de los mejores bateadores, y Argelio Córdova, quien tuvo una dirección afortunada salpicada de aciertos. Los demás rindieron un trabajo parejo.

Pedro Selva fue el bateador más continuo de la Selección Nacional. Se convirtió rápidamente en uno de los cuartos bates de más respeto del Campeonato, y entre sus grandes logros está el haber conectado el primer jonrón nica en una Serie Mundial desde 1961. Se lo conectó a Juan Martínez. Selva demostró grandes progresos en el aspecto defensivo y hasta en velocidad. Bateó para .382, con 21 hits en 55 veces al bate con 11 impulsadas, 9 anotadas, 4 dobletes y un jonrón.

En 1973, después que la FIBA se quebró en el Congreso de Curacao, surgió la FEMBA y ésta monta un Campeonato Mundial con once equipos en Managua, sin la participación de Cuba, quien organizó su propio Campeonato con 8 países en La Habana.

A Nicaragua vinieron Estados Unidos y Puerto Rico, que fueron los grandes competidores, junto a los nicas.

Contra Puerto Rico, Julio Juárez blanqueó 2x0, gracias a jonrón de Pedro Selva con un embasado. El jonrón fue contra Joel Quiñónez. Frente a México, Selva conectó un doblete para impulsar a Nicaragua a un triunfo de 2x1.

Los nicas quedaron empatados con Puerto Rico con 8-2 en segundo lugar. Estados Unidos fue campeón invicto con diez triunfos.

Pedro Selva no vuelve a participar en Series Mundiales. El pleito entre nicas con las ligas "Roberto Clemente" y "Esperanza y Reconstrucción" lo impidió. En 1974 se formó una Selección confusa y no se creía mucho en ella. A pesar de eso, arañaron el Campeonato. Un error de Gersán Jarquín en el noveno inning del segundo juego de la Serie Final contra Estados Unidos, nos privó de ese Campeonato. Estados Unidos al final se impuso en la Serie 2-1.

Pedro Selva, después de muchos problemas personales y con la salud quebrantada, se retira en 1979, a los 35 años de edad, cuando todavía logró batear 11 jonrones e impulsar 45 carreras.

Después de finalizar su carrera activa, siguió en el béisbol como entrenador de peloteros juveniles y del béisbol mayor. Tenía amplios conocimientos que enseñó en Honduras (donde fue obligado a partir), y Nicaragua, hasta que la artritis lo postró en una silla de ruedas. No volvió a caminar por falta de financiamiento para el pago de las medicinas, que eran carísimas y él no tenía para alimentarse, lo mismo que su familia, ya que la pensión de C$400.00 del INJD le era insuficiente.

Pedro Selva muere e 1998 enfermo, abandonado a su suerte y lógicamente por las autoridades deportivas y la Asamblea Nacional, que aprobó una pensión, pero nunca le dieron un centavo porque no había fondos. Hay que reconocer el acto humanitario de Edgard Tijerino, quien recolectó una cantidad de dinero y le compró una casa modesta dónde Selva murió abandonado al lado de sus familiares.

Pedro Selva Gómez "El Bambino nica", una Gloria Nacional del Béisbol pinolero.


Ver también:

2 comentarios:

Donald Moreno Moran dijo...

Sin lugar a dudas Pedro Selva es y
será uno de los mejores peloteros nicaraguenses de todos los tiempos.
El bambino Selva como le llamában,
junto al otro gran bateador de enor
me poder Ernesto López constituyen
los dos mejores jonroneros en la hi
storia del béisbol nicaraguense.

Mendoza dijo...

Estoy de acuerdo. Cuatro triples coronas y una quinta que no ganó porque su competidor lo dejaron sentado en el banco.

¡¡¡Pedro Selva, el mejor de todos los bateadores que ha producido Nicaragua desde los tiempos del Cacique Nicarao!!!